Envío gratuito a cualquier parte del mundo a partir de 140€ / $156.00

MALEFIC TIME BLOG (parte VI)

UNA HISTORIA DE LUIS ROYO Y ROMULO ROYO.

UN VIAJE DEL 2010 AL 2038 (parte VI)

 

Lee la primera parte AQUÍ

 

Malefic-time-Blog-Apocalypse-Luis-Royo-Romulo-Royo-Fantasy

 

En el 2010, en la web de Malefic Time se empezó a publicar estos textos en el blog. ¿No os parecen estos días una coincidencia? Os iremos reponiendo los textos que se publicaron en su día sobre el proceso de creación.

 

 

  

MALEFIC TIME en la calle.

Malefic_Time_Boks_Merchan_Work

 

-El Canas

Malefic, en la calle. APOCALYPSE

Malefic va a la calle, ya llegan las noticias a este extraño refugio de Ciempozuelos.

Malefic está por ahí, en imprentas, en notas musicales, por las mesas de coordinación, por cientos de papeles, notas de prensa, pruebas de color… Qué mundo tan extraño y fascinante, esa dimensión donde las cosas existen sin existir. Donde lo irreal es más real y tiene más peso que lo que llamamos real.

Dentro de pocos días tendré que salir, Malefic lo requiere. Habrá que presentarla, hablar de ella… Estará con vosotros. Luego, con el Manchas, volveremos de nuevo al taller, juntaremos montones de papeles y telas que dejamos sin acabar, de apuntes y dibujos que solo quedaron en eso, de palabras y palabras que no pasaron de ser anotaciones y sucesos inconexos, y los guardaremos definitivamente en los cajones o los amontonaremos para pegarles fuego. El Manchas dice que algunos de ellos los podíamos enviar a quien por aquí vive con nosotros este Apocalipsis.

Más tarde, de nuevo al refugio de este psiquiátrico. Y cuando pueda controlar el odio que le proceso, pasearé de nuevo con el americano, y de nuevo me convertiré en esclavo de sus relatos y patrañas. El Manchas, con el pincel en la mano, entenderá todo esto que a mí se me escapa y comenzarán las noches en vela, torturado por las cervezas sin tomar, por las tertulias sin conocer, los viajes sin hacer, los besos sin recibir, las risas sin vivir… Las ojeras se asomarán mas negras que nunca y en las sonrisas de los demás colgaré mi tiempo y mi reloj.

Malefic va a salir a la calle. MALEFIC TIME en las calles de Nueva York. 

 

 

Ecos Apocalípticos... 

-Antonio Sediles

¡Ven hacia la luz!

 Luis_Royo_Romulo_Royo_Works

 

 

La Sangre a nuestro Paso 

La sangre a nuestro paso

Muere, Julio.

Muere, Agosto.

¡Ahí están vuestros hijos bastardos! Ahí están, miradlos bien. Valen el alma de un loco. Valen sus sueños. Valen su corazón en ruinas.

Ahora, merecedlos.

El silencio nunca es solo silencio. No ha sido solo silencio. Meses de batalla, de una batalla tan cruel que podríais palidecer sólo con imaginarla. Una batalla solitaria. A tres bandas, pero solitaria. Una habitación desierta con una ventana a ninguna parte. Una cama fría de ojos árticos. Unas paredes rotas a arañazos. Recuerdos arrancados. Desesperación, desesperación, distancia, insomnio, locura. Tanto ha costado. Tanto ha exigido. Días que se pasaban sin consciencia real del día o la noche. Sin conciencia real del tiempo transcurrido. Solo días con cristales en los poros de la piel y los ojos empañados. Sumar páginas. Sumar páginas. Crear el Apocalipsis, fabricar las historias, los momentos, los ritmos, las claves, las ausencias, los dramas, los lazos rotos, los reencuentros, los pecados... Fabricarlo todo. Destruir lo demás por el camino...

Obsesión, presión, agobio.

Mi agobio, su agobio. Volverme monstruo.

Tanto han exigido. Tan alto ha sido el pago. Tan caro. Tan despiadado. Tan inhumano.

Volverme monstruo. Hacer daño a quien más quería. Que me tenga miedo. Que me hulla como de la peste. Volverme monstruo. Merecer mi locura. Merecer mi abandono. Final del verso. Punto y aparte. Guion abierto. Frases suicidas...

Ahí están mis hijos bastardos. Ahí, vuestro Apocalipsis. Todo es vuestro. Es un regalo post mortem de un sombrerero loco y dos dementes. Nadie podrá imaginar la sangre que hemos derramado. Ahora es vuestro. Tratadlo con cariño. Un cuento de hadas ha sido sacrificado en altar de los pecados para dar vida a esta pesadilla colectiva. Han muerto todas las hadas de Neverland para resucitar a los Caídos. Se han roto todos los espejos de regreso al País de las Maravillas para traer a la Legión del Sol hasta una Nueva York podrida de cadáveres en vida. Se ha borrado la sonrisa más hermosa del mundo para regalaros estas páginas. Alicia se queda en el camino para rescatar a Luz. Ni imagináis lo que eso supone. No podéis imaginarlo. No podéis.

Crear estas páginas desoladas nos ha exigido convertirnos en ruinas. Desatar las costuras del corazón. Arrancarnos la piel. Quitarnos los ojos. Emparedarnos en vida. Ser despojos. Perderlo todo. TODO. Morir por el camino. Resurrección sin esperanza.

Volvernos monstruos.

Volvernos monstruos.

El silencio de estos meses se cuenta por los arañazos bajo las pestañas, gota a gota. Perder las yemas de los dedos y con ellas las caricias empaquetadas en cajas de embalaje preparando la huida. Quemar las pupilas para dejar de ver las sonrisas que van a olvidarse muy pronto. Gastar todas las palabras para que dejen de tener efecto y sentido, se vuelvan dagas al corazón que solo saben dañar cuando querían hacer reír. Que mueran todos los suspiros en unos labios que no querrán besar nunca más. Que se pudra un corazón repleto de latidos por latir. Que el invierno nos encuentre soñando en primavera. Mirarnos al espejo y no reconocernos. Volvernos monstruos. Perder el hechizo. Que la gris rutina levante su bandera pirata sobre nuestro futuro imposible.

Se lleva nuestra piel y nuestra carne. Se lleva nuestra sangre a borbotones. Nos roba los instantes de una vida prometida de instantes. Nos devuelve vacío a manos llenas. Nos deja tristeza consentida habitando los latidos de corazones que han olvidado latir.

Os lo hemos dado todo para hacerlos nacer. Lo hemos sacrificado todo. He aquí nuestros hijos bastardos.

El trabajo ha sido concluido. Ya existen las palabras. Ya tenemos historia. Hemos muerto en pie.

Sobrevividnos. He vendido mi alma por ellos. ¡Merecedlos!

 

 

 

He visto a Dios 

-Luis Royo

¿O no lo he visto?, aún no sé. Pero otros me han hecho sentir el peso de sus botas, sus imperativos, sus ordenes, sus estrechas miras, su afán de selección. Otros se encargan bien de aplastar nuestro yo con lo que llaman su palabra.

¿Yo no creo en ÉL?, eso no importa. Veo que bajo su despotismo obligan a esconderse, que bajo su mirada tiemblan y obedecen, que bajo sus dogmas se muere el ser humano.

Sus imágenes se extienden por todos los rincones. Hasta la belleza se anida en ellas de manos de los genios de la historia para engañarnos. Compraron a todos en su nombre, hicieron prisioneros, ensangrentaron la tierra. El manto que inventaron de Él aún nos cubre despiadadamente sin dejarnos ver nuestro cielo, dejándonos solo imaginar un cielo inhumano y, como no, sacrificado.

Aquí, en el taller, los ánimos van decayendo día a día, las energías no solo escasean, ya faltan. Cuando nos miramos a los ojos (lo evitamos en lo posible), vemos en el otro el abismo del abatimiento. Los retiros a la clínica se han intensificado estos meses, nadie lo dice, todos callamos. Al americano ni lo saludo. Pero lo que ha batallado durante este tiempo en nuestra contra, ahora se retuerce agonizando sobre estas baldosas.

Hemos roto cientos de dibujos, pero aun así, la primera entrega de MALEFIC TIME está a punto de terminarse. Quedarán días de ordenar, de seleccionar, de repasar, pero al fin las máquinas se pondrán en funcionamiento, los papeles en blanco se mancharán con su estigma, las paredes se cubrirán con los pigmentos secos de la oscuridad, las palabras nos dejarán ver otro camino. Los sonidos nos harán soñar en negro. Todo caminará por el sendero de la noche, donde no hace falta gafas de sol. Todo mirará a la lejana Luna que huele a femenino. APOCALIPSE dejará de ser un sueño-pesadilla entre estas paredes tortuosas del taller y buscará la bocanada de aire fresco del exterior.

 

Apocalypse_Book_Cover_Malefic_Time_Romulo_Royo_Luis_Royo

DEMONS

Nos tentaron con el mundo, y pudimos alejar el horizonte.

Nos mostraron la belleza, y añadimos el deseo.

Nos señalaron la incógnita, y comenzamos a pensar.

Nos descubrieron la carne, y gozando nos multiplicamos.

Miré a la luna rodeada de oscuridad, y escudriñé sus guaridas.

Observé mi interior, y encontré cientos de ellos.

ME SENTÍ SER HUMANO.

 

 

 

Ayer me senté un rato con Baal 

 

Baal_Malefic_Time_Luis_Royo_Romulo_royo

 

-Luis Royo

Ayer me senté un rato con Baal. Paso página de lo que tomamos juntos.

Debe de ser duro ver, así las cosas. Bueno, no es que carezca de esperanzas, al menos tiene alguna sobre el mundo, pero sobre él… creo que quedaron lejos. Un ser solitario este Baal. Ya no tiene ni quiere ejércitos ni vítores, su tiempo lo emplea en mirar un punto que no mira, camina solo, se esconde a solas. A sus espaldas carga con las derrotas de Irkalla, con él viaja el peso del tiempo, para el futuro solo le queda la esperanza de Luz y no está en su camino.

A ratos lo veía envejecido, a ratos vital, a ratos ni existía. Al final de la velada le arranqué lo que dejo aquí:

Vienen a mi memoria tiempos en las tierras de más allá de las estrellas. Vienen, y la boca se me llena de saliva impregnada de glorias y fracasos. Vienen, y puedo masticar la oscuridad, las metas trazadas y los cielos entintados de batallas.

La memoria me lleva a ese lugar y tiempo lejano, donde despertaba con mechones de cabello rojo enmarañados sobre mis ojos. Donde el lecho no encontraba el cortante de su fin. Y donde las heridas chupaban el sudor del deseo.

Viene a la memoria la mujer que supo amar a más de cien guerreros de la noche y mantener el vaso lleno de sentidos cuando me lo dio a beber. Viene para que sienta la ausencia de sus cabellos rojos.

Lilith, vienen al recuerdo los tiempos donde tu llenabas aquellas tierras y éstas. Ahora que estoy en éstas, veo que los hombres y las mujeres han olvidado la noche, han olvidado la luna, han olvidado lo fértil.

 

 

 

Bajo las bragas 

-Luis Royo

Hace tiempo que no me asomaba a esta ventana. No he tenido fuerzas para asomarme. De vuelta mi eterno problema con las ventanas. Tiempo de rincones oscuros.

Más de un año aquí, mirando la noche sobre la ciudad después de una larga jornada de trabajo. Más de un año de encierro en este lugar con rejas en todas sus ventanas. Dieciocho años esperando que llegara este tiempo y ahora mientras miro la noche entiendo de verdad por qué siempre lo aplacé, por qué siempre encontraba una excusa para dejarlo aparcado para un siguiente año.

Un mes tras otro mirando con el último cigarro como las luces de la ciudad se van apagando. Imágenes grises van llenando las paredes del taller. ¿Taller?... cárcel voluntaria que me ha envejecido diez años, me ha comido cien kilos de energías, me ha derretido tres cuartas partes del cerebro, me ha hecho derramar dos cubos de lágrimas, me ha encolerizado, me ha abatido, me ha ganado. Claro que entiendo ahora por qué durante dieciocho no encontré el tiempo para esta locura. El miedo a vivir este año me hacía mirar para otro lado.

Dieciocho años que han sumado montones de papeles con apuntes, imágenes y escritos… Malefic Time invadiendo y esperando su momento. El mierdas del “americano”, que no consigo echarlo de mi vida a la que se ha pegado como una lapa fue tejiendo toda esta maraña de sucesos y ha ido vomitando este mundo de personajes y seres. Me cuesta a veces recordar algunos de sus tantos mensajes de botella. Algunas imágenes y escritos los perdí a lo largo de todos estos años; pero aun así, su historia pesa como una losa... y aquí estamos ahora con su enredo en esta cárcel de pinceles y demonios.

Picapedrero en vez de creador, como decía Buonarroti, sacando del bloque de mármol la figura que esconde su interior. No elegimos que sucede, no creamos una historia, ni una imagen. La aspiramos con esfuerzo del mismo aire y ni un mechón de cabello se forma de manera fortuita. Un mundo que me viene acompañando, presionando, aplastando durante años, hasta la última coma está escrita en el aire y solo hay que encontrarla.

 

Luz_Erotic_Malefic_Time_Luis_Royo_Romulo_Royo

Algunos drivers no funcionan en mi cabeza. Después de tantos años sin piernas, encadenado a un tablero de dibujo, aún necesito volver a empezar con cada proyecto. Los drivers que aprovecharían los años de profesión, de técnica, de experiencia, fallan… Y me veo aquí mirando encolerizado la noche tras estas rejas. Con razón los de las batas blancas dicen que algo falla aquí, dentro de este cuerpo. Por cierto, cada día son más, tened cuidado. Están invadiéndonos, los veo en todos los sitios… la ciudad está llena de estos tíos de bata blanca ¡qué digo ciudad!, el mundo entero. Tened cuidado: tienen la obsesión de actualizar nuestros drivers a su manera.

Dieciocho años visionando unas bragas. Imaginando y dibujando las bragas que acarician a Luz. Y ahora, en esta cárcel que llamamos taller, esas bragas existen, hasta sus colores… y aunque pueda parecer otra cosa, no solo su sexo me interesa bajo ellas. Bajo ellas está todo el sentido femenino de la vida, están los sueños más cercanos a la naturaleza, está la armonía, está el centro del universo.

Volveré a mi camastro como cada noche en un almacén sin ventana que huele a óleo y barnices. Apretaré los dientes irritado buscando esos drivers obsoletos que no funcionan bien en mi cerebro, me volveré a preguntar por millonésima vez qué hago eligiendo una vida así a mis años y me dormiré agotado y abatido. La cuenta atrás ha empezado. El aire viaja con partículas radiactivas. La tierra se sacude nuestras babas. Los mares juegan con nuestra soberbia. Las gentes gritan su opresión… Malefic tiene que seguir.

  

 

 

Pasos 

 

-Romulo Royo

Cuando los primeros rayos de sol cortan las avenidas como cuchillos y desvelan la brisa que las recorre, se hace más difícil advertir el cementerio de objetos en el que se han convertido las calles de New York. Objetos transformados en amasijos de hierro. En uno de ellos aún se puede distinguir un Ford Mustang destrozado. Ante una paleta infinita de grises y ocres, irónicamente parpadea un antiguo cartel luminoso de neón azul. Dibuja una muela dental. La escena está envuelta en un profundo silencio, de repente se rompe con un sonido seco de pasos al chocar con el suelo mojado. Se puede distinguir una figura exageradamente esbelta, embutida en un abrigo oscuro.

Me acurruco tras el bajo muro de un escaparate que hay delante de mí, sostiene un mugriento cristal roto, escucho como se va acercando este ser. Encogido como una nuez, con la cabeza apoyada en las rodillas y las pulsaciones a mil por hora, intentando mantener la respiración, los temblores de las manos. Me maldigo por haberme mantenido de pie tanto tiempo tras este cristal hipnotizado por esta figura extraña. Espero que no me haya visto. Estos segundos se hacen eternos. Noto su presencia. Como pasa cerca de mí y suspiro al oír cada vez más lejos esos pasos secos.

 

buffffff, otro día más.

 

Malefic_Time_Luis_Royo_Romulo_Royo

 

 

Lee la septima parte AQUÍ

Aceptar

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestrA WEB.