Envío gratuito a cualquier parte del mundo a partir de 90€ / $108.00

Luis Royo

LATEX OMEGA

7 000 € 

Autor Luis Royo

Producto Añadido al carrito

Continuar comprando Ir al carrito
  • 15885
  • Disponible
33 x 48.5  cm
12.99 x 19.09  inch

PINTURA

Acrílico con aerógrafo y óleo sobre papel.

Tamaño 33 x 48 cm.

Año de realización 2000

Firmada en la parte inferior derecha.

Publicada en el interior del libro de autor Prohibited II, página 7 y en el libro Prohibited (New Remastered Edition), página 59.

Todo los trabajos incluidos en sus reconocidos libros Prohibited se han convertido desde hace tiempo en obra coleccionista. El descaro y la provocación del conjunto de esta obra no esta reñido en este caso con la delicadeza y una estética refinada, por su elección tonal y compositiva.

 

"Intencionadamente, cerramos ventanas, borramos horizontes y aire limpio, y en rincones oscuros y húmedos sentimos el gozo de todo lo que no puede ser"

Con su abundante producción, Royo se convierte en un auténtico fenómeno de masas. Sus libros conocen numerosas ediciones y se vierten al francés, alemán, inglés, italiano, ruso y portugués. Revistas como Stampa, Airbrush-Action ó Penthouse le dedican reportajes en sus páginas. Festivales, galerías de arte o tiendas especializadas organizan continuamente exposiciones y homenajes. Ha realizado portadas de libros para grandes autores y ha recibido premios como el Silver Award Spectrum (The best in contemporary, Fantastic Art) y The Inkpot Award Comic Art (Comi-con International) en Estados Unidos, o el Premio de Fantasía El Peregrino en CTPAHHNK, en Rusia. El premio Millennium del Fumetto Cartoo Mics en Italia, etc.

- Antonio Altarriba (Guionista y teórico de la imagen)

 

Cayó el dragón macho del Sol, de torso velludo, que se llama Azufre. La noche ha traído el desequilibrio. Ya no se pueden contemplar los dos dragones herméticos, verdadero principio de la sabiduría que los mismos sabios escondieron a los ojos de sus hijos. En la noche reina, único, el dragón hembra de la Luna, alado, con hocico de liebre, volátil y húmedo.

- Luis Royo

 

REINAS

Aunque aparezcan a la sombra del rey como mero adorno consorte, las reinas ejercen una gran influencia. De hecho, suelen adquirir mayor relevancia que sus esposos porque, mientras que los reyes tienen poder, las reinas tienen poderes. Pues ante el poder, el mundo sólo obedece; mas ante los poderes, el mundo se transforma.

Hay una reina del amor y otra del pánico. Pero también hay reinas de los deseos incumplidos, de las caricias olvidadas, de los proyectos imposibles, de las miradas perdidas, de los sueños recordados, del dolor oculto y de la respiración contenida. También hay una reina de reinas, que muere con la luna llena y renace con el cuarto menguante.

Discretas, pequeñas, sin corona, pero extraordinariamente influyentes, existen reinas de la vida común y del gesto cotidiano. Hay reinas de los calcetines extraviados, del tropezón sin caída, de las uñas rotas, de los platos desportillados, de las bandejas vacías, de los cajones desordenados y de las sonrisas tristes. Hay incluso una reina sin poderes que sólo sirve para consolar al fracasado.

La corona de las reinas no está hecha de oro y piedras preciosas. La mayor parte se fabrican con un poco de noche y unas gotas de plata. Pero sobre las cabezas femeninas también se encuentran coronas de ojos negros, de pelos de punta, de espinas de tiburón, de alas de escarabajo, de agua de manantial y de labios rojos.

Existe una reina maldita desterrada de todos los reinos. Proscrita desde el principio de los tiempos, ha crecido en soledad y se ha hecho alta como el vuelo del águila y delgada como el aleteo del buitre. Recorre los caminos envuelta en su capa negra, segura de que, más pronto o más tarde, acabará sometiendo al mundo: es su majestad la muerte.

- Fantastic Art

Productos Relacionados

Aceptar

Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestrA WEB.